3 razones que no te permiten enseñar tu portafolio

 
Enseñar al mundo tu proceso, tu trabajo y tu creatividad es tu deber como diseñador, es la herramienta más útil para vender.

 

Enseñar al mundo tu proceso, tu trabajo y tu creatividad es tu deber como diseñador, es la herramienta más útil para vender, para enseñarle a tu futuro cliente todas las posibilidades que tiene su negocio con tus habilidades. ¿Qué hacen esos trabajos escondidos en tu computador? Y ¿Porqué hay tantos diseñadores que se demoran tanto o les cuesta tanto enseñar su trabajo?
 

Aquí te nombro las 5 excusas más comunes que te impiden enseñar tu trabajo:

 
Sientes que tu trabajo todavía no está perfecto
Si esperas a que esté perfecto, nunca lo vas a subir y estarás perdiendo muchísimos posibles clientes. Tu trabajo está bien tal como está y es la oportunidad perfecta para subir trabajos mejores en un futuro con proyectos mejores. No te pierdas de la oportunidad de crecer, por esperar a que esté todo en perfecto estado.
 
Sientes que necesitas tener más seguidores en Instagram
No necesitas muchos seguidores, basta que a uno le guste tu trabajo para obtener más clientes. Tu número de seguidores no dictamina tu éxito. Pero subir tu portafolio si es una posibilidad más para atraer clientes y hacer trabajos que disfrutas hacer.
 
Sientes que a nadie le va a gustar lo que enseñas
Nunca sabrás la respuesta al menos que lo intentes, y enseñando tu trabajo es la oportunidad perfecta para recibir retroalimentación de manera gratuita. Enseña lo que haces porque es la mejor manera de probar tus clientes, entender que proyectos te gusta hacer y cómo puedes mejorar en cada uno de ellos.

 

 


Imprimir   Correo electrónico